Erupción en la tierra prometida

Mi lengua conoce tu cuerpo mejor que a cualquier alimento, sabe recorrer tus texturas, qué ritmo y con qué fuerza besarlo, chuparlo o saborearlo. Encuentro cada pequeña parte de ti muy excitante, pues a cada rincón de mi vulva se humedece más y más...

Después de una búsqueda delicada y sensual  del tesoro prometido, encontré las islas más calientes, más deseables. Y ya he arribado a tus nalgas y conquistado tus testículos, tu pene y la sensualidad de tu entrepierna. Quiero recorrerte completo, repasar cada línea y cada parte de tu ser, quiero mapear cada centímetro de tu ser... 

Siento temblar tus entrañas cuando te rozo las nalgas, te siento gozoso de cada beso en tu entrepierna y escucho pedir descubrir el ano con mi lengua, estás caliente, a punto de estallar... Una erupción en tu cuerpo está a punto de ocurrir, ¡prepárate para fluir tu lava en mi boca! ¡Fluye en mí! 

Por: Babea con Bea

|