El sexo no es solo coger

¿Cuántas veces nos ha pasado que la pasamos increíble con otra persona y deseamos repetirlo nuevamente?, ya sea desde una cita, una plática hot o incluso con el simple hecho de tener un momento mágico, si no hubo coito, pareciera que toda acción se invalidara o perdiera valor.


 

Desde un gran beso, un buen faje (petting) o una nalgada (con consentimiento, claramente), qué se yo, todo lo que hacemos, pensamos o aquello que nos conecte con nuestro erotismo, son expresiones sexuales completamente válidas. ¿Por qué? Afortunadamente hoy estamos viviendo una revolución sexual que nos permite ver cómo las cosas han cambiado constantemente…


A veces sólo pareciera que podemos disfrutar de nuestra sexualidad si hay penetración de por medio, pero no es así, más allá del sexo encontramos diversos factores o situaciones que nos permite gozar de ella y todas estas prácticas son válidas, completas y si tu lo quieres, lo puedes llamar sexo


¿La penetración es mala?

Ojo, para nada estoy diciendo que la penetración sea mala o que simplemente es algo que no debas hacer. 

Debemos aprender que esta acción es una práctica sexual más y así como hay personas que lo hacen, hay quienes no. Cabe resaltar que para muchas personas con vulva, la penetración es una práctica que no representa mucho placer y no es tan sencillo llegar al orgasmo.

 

Es por ello que de acuerdo a un estudio publicado en Archives of Sexual Behavior, se mostró el porcentaje de orgasmos alcanzados por las personas en base a su orientación sexual. En el primer puesto se encuentran los hombres heterosexuales con un 95%, seguido de los gays con un 89%, las lesbianas con un 86% y por último las mujeres heterosexuales con un 65%

Tomemos en cuenta que para disfrutar de nuestra sexualidad no existe receta alguna para hacerlo, ¿la razón?, debemos empezar a deshacernos de la idea que conlleva el coitocentrismo, sin estándares ni aspiraciones impuestas ante él.



¿Qué es el coitocentrismo?

Cuando hablamos del coitocentrismo nos referimos al coito como lo principal de las relaciones sexuales, el cuál, intervienen factores que se consideran una acción que gira en torno a él.

Ahora, ¿porqué debemos desmontar o deshacernos de esta idea?, bueno, como mencioné con anterioridad, disfrutar del sexo no necesariamente tiene que ser por la penetración. Desde el momento en que tomamos a nuestra pareja de la mano, y para los dos es un momento erótico, eso puede ser sexo para ustedes, si así lo quieren.


 

Cada quien define lo que es sexo para cada quien. Es tu tarea buscar y explorar qué es sexo para ti.

No olvidemos que este modelo de cultura sexual le ha restado importancia al placer y orgasmo femenino, ahora, reflexionemos la siguiente pregunta: “¿y dónde queda el placer?” 


Afortunadamente, gracias a la revolución sexual que estamos viviendo, la búsqueda del placer femenino y la masturbación son dos tabúes que se han extinguido poco a poco, y por ello, cabe resaltar que manifestar el empoderamiento de la mujer nos ha servido bastante para dar visibilidad a sus gustos, sus deseos y motivos que la llevan a querer vivir de una sexualidad plena, libre y sobretodo con igualdad. 



¿Por qué no debemos romantizar la penetración como prioridad?

No olvidemos que llevamos siglos de encuentros sexuales que giran en torno al placer masculino, ¿el motivo?, el refuerzo de la industria del porno y la falta de educación sexual han sido cómplices en nuestros encuentros donde repetimos un guión muy lejos de lo que una mujer necesita. 


Es muy importante saber que existe un desconocimiento total acerca de la anatomía femenina y sus puntos de placer. Debemos empezar a cambiar poco a poco ese chip y por un momento salirnos del pensamiento dominante.


Recordemos que para disfrutar de una sexualidad plena, más allá de sólo cog3r, es importante conocer nuestro propio cuerpo y el de nuestra pareja. 

Comprendamos que en una relación de pareja, tener sexo es meramente aquello que forma parte de ambas personas, por lo que esto los puede llevar a una mayor satisfacción sexual y orgasmos más intensos.


Algunos pilares que componen las relaciones de pareja son: el deseo y el placer. Desear a alguien es la razón por la que tenemos relaciones sexuales, mientras que el placer es aquello que queremos en el acto. (Por cierto, te invitamos a leer: Los 4 pilares que sostienen una relación)


Ahora bien, existen diversas acciones que involucran a una mejor sexualidad sin necesidad de sólo tener sexo. Erotizate y sorpréndete de todo aquello que te permita disfrutar de la sensualidad. 



Disfrutar el placer en muchas maneras 

Conocer nuestro cuerpo y sus zonas erógenas nos permite vivir una mejor sexualidad, por lo que el aprender cómo funciona, cómo estimularlo y descubrir qué nos gusta, nos permitirá tener una mayor autodeterminación sobre nosotrxs.


Desde el momento en que ya sabemos cómo funciona nuestro cuerpo, tendremos el poder de explorar cuando se practica la estimulación que no sólo es por penetración. Al final de todo recordemos que disfrutar juntos comprende un montón de posibilidades dentro de la sexualidad.

|

Escribir un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados