Unas velas que activen tu olfato, música para seducir tus oídos, accesorios eróticos para prender tu vista, tu manos con tu vibrador en contacto con tu cuerpo y tu boca besando una copa de vino.

Vaya manera tan deliciosa de activar todos tus sentidos.

Más o menos así es el autoerotismo, va mucho más allá de tocar nuestros genitales para sentir un placer inmediato.

El autoerotismo nos pone en un movimiento erótico que conecta con todo nuestro ser. Es ser mucho más consciente de nuestro placer y nuestro sentir.

Retomando las palabras de la Sexóloga Andrea Martín del Campo, se menciona lo siguiente:

<Escribí una paráfrasis sobre muchas definiciones de este concepto conjuntas: “El autoerotismo es una de las primeras formas en términos eróticos que usan las personas para su propia satisfacción. Por lo tanto la masturbación es parte de este comportamiento erótico” En lo personal, las definiciones que encuentro las percibo muy pobres. El autoerotismo es un acto en el cual están implicados todos nuestros sentidos.>

¿A qué me refiero con esto? Un momento autocrático que pueden tener con ustedes mismas puede ser, si tienen tina, en la tina o bien en la regadera, meter alguna vela aromática o incienso. Poner el agua en la temperatura que más te agrade, escoger alguna Playlist que te encante y te ayude a entrar en el “mood”, meter algún tipo de comida que sea tu favorita. La idea es aprovechar este momento al máximo.

Poner a trabajar todos tus sentidos, que tu enfoque y atención esté completamente colocada en tu corporalidad y en tus sentidos. Que en ese momento todas las preocupaciones del trabajo, la escuela, los y las hijas, la pareja se hagan a un lado y ese momento se trate únicamente de ti. Puedes terminar poniéndote alguna crema en el cuerpo o exfoliante para que culmine la situación meramente en tu piel. Ahora, aquí es cuando la cosa cambia.

Así es meibis, el autoerotismo tiene que ver más con un estilo de vida, saberte una persona erótica capaz de tener momentos únicos contigo y conectando con tu cuerpo.

Está bien si a veces, por nuestro estilo de vida o el tiempo que tenemos, nos masturbamos y ya.

Pero vale la pena tener estos momentos de autoerotismo con o sin accesorios eróticos, con o sin masturbación, ya sea con un huevo masturbador o algún otro accesorio adicional. En sí, el autoerotismo, consiste en explorar las zonas erógenas de nuestro cuerpo, consintiéndonos y dándonos la valía que sentimos que necesitamos.