Es importante entender que mi sexualidad será un reflejo de mi salud mental y mi salud física. La forma en la que vivimos y nuestros pensamientos son espejos de nuestra sexualidad.

Y simplemente no podemos separarlas.

Por ejemplo, se sabe que una persona con una vida sedentaria es más propensa a tener disfunción sexual, que una persona con una vida activa. O personas que viven en constantes estados de estrés, de igual forma, son más propensas a tener una disfunción sexual.

Lee aquí: ¿Cómo cuidar mi salud sexual?

Y esos son simples y vagos ejemplos de cómo mi salud mental y mi salud física, tienen repercusiones directas en mi sexualidad.

A todo esto súmale el aspecto social, esa es una carga extra, ya que a través de los mensajes que la sociedad manda, las personas construimos también parte de nuestra sexualidad.

Y precisamente en este meibi.talk veremos como la gran mayoría de disfunciones sexuales abarcan estos 3 aspectos: los biológico, lo psicológico y lo social.

Lo biológico, serán esos factores que te hacen humano, tu adn, lo que has heredado, pero también como mencionamos, tu estilo de vida. Lo psicológico, esos pensamientos sobre la sexualidad o sobre ti mismx que puedan estorbar. Muchas de las disfunciones sexuales se corrigen una vez superada la etapa psicológica.

¿Qué es una disfunción sexual?

La Asociación Mexicana para la Salud Sexual A.C. define Disfunción Sexual como  problemas en la respuesta sexual humana (el deseo, la excitación y el orgasmo) que usualmente impiden el desarrollo de una vida erótica plena, afectan la salud integral y la autoestima del individuo, así como su relación de pareja.

El desarrollo de una vida erótica plena, pero eso ¿qué es?

Eso dependerá de cada persona, por ejemplo, habrá personas con pene que nunca han podido controlar su eyaculación y eso no representa un problema en su vida sexual.

No te olvides de leer aquí acerca los ejercicios kegel y sus beneficios

Tal vez esa persona es feliz con su vida sexual.

Pero cuando eso interfiere en tu vida sexual y no estás cómodo con ella, o sientes que te está representando un problema… Ahí es cuando se puede considerar una disfunción sexual. 

No estás feliz o sientes que puedes estarlo más, en el ámbito sexual.

Te está causando problemas con tu pareja o en tus relaciones.

No te preocupes, visita a un especialista y seguro podrán trabajar para ti y para que tengas la vida sexual que deseas.

Esa que solo tú sabes.

Lee también: Aborto libre y seguro.