UN BESO LENTO

Siento la tensión sexual que brota entre nosotros ahora que nuestras manos se entrelazan por primera vez, me encanta este momento luego de meses y horas de mensajes infinitos de saberte a la distancia. En mis sueños moría por tocar tu piel, por poner mis manos sobre tu rostro y reconocerlo, dibujar con mi mano cada línea, lunar y tus comisuras que te conforman. 
Puedo y deseo vivir este instante mil horas más, mirándote y reconociéndote todo, ahora entendiendo tu rostro a centímetros de él y comprendo tus ojos cafés. Confieso que me prenden en tus labios tan carnosos y tan suaves. 
Estoy perfectamente mojándome con tu belleza y con lo perfecta que es. 
Mi vulva se moja en segundos al solo mirarnos y rozar tu mano, cada centímetro ganado hacia tu boca es más y más excitante. Siento cómo tu mano recorre mi fino cabello y mi cintura se cubre con tu brazo. Mis senos se comprimen con tu pecho y tu pene erecto se aprieta con mi pierna. 
Estamos cerca. Tan cerca que puedo escuchar tu respiración y tan lejos que aún no puedo rozar tus labios. Nos contenemos. Nos sonreímos. Nos sonrojamos. Nos excitamos. 
Apenas siento como tu aliento se combina con el mío y mi cuerpo se desfigura en su interior. Tus manos aprietan mi cuerpo y mi vulva responde a tus caricias. 
Tus labios se sienten suaves, se sienten húmedos y tu aliento sabe dulce. Siento por fin tus labios. 
Mi piel se eriza y mi lengua no se contiene, deseo conquistarte y que me conquistes, deseo que este beso lento dure tanto que nos aguante toda la noche. 
|

Escribir un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados