Adicción a la pornografía

Vivimos en una sociedad pornográfica, eso es un hecho, la pornografía no es algo nuevo, pero la facilidad de acceder a ella sí lo es, y es que a traves del internet, o desde los teléfonos móviles, está siendo más facil que cada vez sean más personas las que la consumen desde edades muy tempranas. 

¿Podemos generar una adicción a la pornografía?

Un estudio realizado en el año 2017 por el Instituto Karolinska, concluyó que cuando una persona consume una escena pornográfica, su cuerpo empieza a segregar dopamina, un neurotransmisor que activa el sistema de recompensa, generando una sensación de placer, alivio y bienestar… pero el problema no es eso… sino el exceso.

Al ver ponografía estamos inundando a nuestro cuerpo de dopamina, obteniendo una satisfacción inmediata, esto hace que el cerebro empiece a requerir cada vez más y más esta descarga de dopamina, incluso en ocasiones de mayor a la anterior, llevando a la persona a consumir pornografía de una manera más compulsiva.

Parecido al comportamiento de un adicto a alguna sustancia, ¿no?

En este caso la sustancia es la pornografía, y sí podemos generar una adicción a la pornografía o conductas de tipo adictivas como lo podrían ser:

  • Empezar a aislarte por consumir pornografía. (Dejar de tener vida social, por ejemplo)
  • Ponerte en situaciones de riesgo por consumir pornografía (ver porno en el trabajo, por ejemplo)
  • Endeudarte por consumir pornografía. (Demasiadas cuentas en only fans, poca comida en la mesa, por ejemplo)

¿Qué es el “Cerebro Porno” (Porn brain)?

Otro estudio realizado por el Instituto M. Planck para el desarrollo humano de Berlin, concluyó que entre más pornografía consumía un hombre, más se veía afectadas las conexiones neuronales entrel el cuerpo estriado y la corteza cerebral, desarrollando lo que han denominado el “Cerebro Pornográfico” (Porn Brain en inglés)

Los científicos que realizaron este estudio a 64 hombres de 21 a 45 años que consumían en promedio 4 horas de pornografía a la semana, detectaron que cuanto más pornografía se consumía, más se deterioraban las conexiones neuronales lacernado la materia gris en el núcleo caudado, una zona que involucra el aprendizaje y la memoria. 


La pornografía ¿Tan adictiva como la droga?


Un estudio realizado por la Universidad de Cambridge señaló que el cerebro de aquellas personas que consumen mucha pornografía, reacciona de la misma manera que las personas adictas a sustancias. Inclusive, pudiendo experimentar síndrome de abstinencia, haciendo que la persona busque saciar su necesidad de consumir pornografía. 


Creemos que todo está en el balance, en raiz, no tiene nada de malo consumir pornografía, el problema es el exceso y cómo el consumir puede estar afectando en ciertas areas de tu vida. 


Tienes que ser sincerx y consientx en tu consumo, no engañarte y sabotearte, simplemente ser consciente de tu consumo, saber que lo que estás consumiendo es simplemente entretenimiento y nada tiene que ver en como es una relación sexual en la vida real. 


Si crees que necesitas ayuda y piensas que te sobrepasa el consumo de pornografía y está empezando a afectar algunas áreas importantes de tu vida, puedes solicitar ayuda, y está bien, nada tiene de malo. Al final, puedes tener un proceso de mucho aprendizaje y mejora en tu persona. 


La verdad es que la falta de educación sexual en nuestra sociedad es nula, nos han quedado a deber en este tema, y nadie nos dice nada sobre la pornografía, y llegará cierta edad en la cual todas nuestras respuestas las encontraremos en la pornografía.

 

Más información sobre lo que el porno nos dejo aquí

Más información sobre el coitocentrismo aquí