Soy rebelde, hetero y de casi 50

Que difícil cumplir con lo que te dicta la sociedad siendo una rebelde hetero de casi 50.

Que te cases, que tengas hijos, si tienes uno ¿para cuando el otro? Hazte desear, no te acuestes con nadie la primera cita que no te va a valorar, masturbarse no lo hacen las niñas bien y así un sin fin de reglas y comportamientos que realmente nunca entendí el porqué. Y mira que me insistieron y me educaron para cumplir con las reglas, me regalaron muñecos para darles de comer y jugar a ser mamá, y aunque ni caso les hacía me siguieron insistiendo, a mi lo que me gustaba era dibujar y hacer puzzles, las muñecas me gustaban sólo para hacerles vestidos con los trapos que iba consiguiendo, nunca me preocupó su alimentación. 

Y es que no todas somos iguales, no a todas nos ilusiona vestirnos de pastel y tener una boda, o nos va a hacer sentir realizadas tener hijos, es cómo pretender que a todas nos gusta hacer lo mismo en la vida;  maestras, aeromozas, médicos, cada mujer tiene sus propios gustos, las hay policías, las hay farmacéuticas, las hay que sólo quieren ser mamás y cuidar de una casa y todo vale, pero . Porque tanto empeño social en educarnos a todas igual.  Creo que afortunadamente ahora ya el mundo está dejando más libertad de elección, pero en mi época os aseguro que no fué fácil.

Siempre me preocupé más por aprender, disfrutar y tener un trabajo que me emocione cada día que me levanto, que por buscar una pareja para casarme y tener hijos. Busqué la independencia económica que me diera la libertad de poder estar con quien quisiera no a quien necesitaba. Tengo amigas que se han casado muy enamoradas y no por necesidad, pero no todas, muchas solo siguieron las reglas y se casaron con alguien que les podía proporcionar buena vida, pero que las hace sentir muy infelices, algunas por falta de confianza en ellas misma para poder ser independientes y  chingonas, otras porque así casi que le obligó su familia, la presión social. Porque así nos enseñaron que era la vida, y cual es la mejor elección de pareja.

Que increíble sería que me hubieran enseñado desde pequeña lo que he ido aprendiendo con los años y nadie me explicó… Que lo más importante de tu pareja es que te diviertas haciendo lo que sea, que sientas una química sexual brutal, que notes cada día el cariño y respeto que te tiene, que le veas como el más guapo del mundo, aunque sea cuasimodo para los demás,  y por supuesto que no se sienta amenazado porque encuentre tu succionador o tu dildo en la mesilla de noche, que sea un pedazo de hombre seguro de sí mismo y que te proponga tener un facetime sex cuando se va de viaje en lugar de transmitir inseguridades y celos. Habría sido más fácil.

Quiero vivir siempre enamorada...

Y no me ha funcionado que sea con la misma persona. El matrimonio es un modelo que no me convence, nació en Roma para que las mujeres estuvieran protegidas económicamente cuando sus maridos se iban a la guerra, pero y ahora ¿que me aporta a mi si no voy a tener hijos? y ¿para toda la vida? ¡Ups! Me suena a amenaza, prefiero tener la libertad de levantarme cada mañana decidiendo si quiero seguir contigo o prefiero estar sola. Así te voy a querer más, me anima saber que sólo yo soy responsable de mi felicidad, de mi placer sexual, de mi autoestima, y tu novio mío solo estás para darme un plus y estar aún más feliz que estando sola, también sé que tus expectativas y las mías pueden estar ahora alineadas pero que de repente por cualquier motivo se podrían cambiar y no tiene sentido seguir juntos. Que sufriremos con la separación pero lo superaremos y seguiremos siendo felices con otras personas.

He aprendido que no hay cosas divertidas o aburridas, ni que gastando más plata te lo pasas mejor, es más bien con quien las haces, ir al súper, pasear por el campo, viajar en coche, si lo haces estando enamorado es divertido, excitante, ay pero ¿que tal cuando ya no aguantas a tu pareja,? da igual que estés en Las Vegas, en el mejor restaurante del mundo, en la playa más paradisíaca de la tierra que te vas a aburrir.

Ahora bien, ya que voy a tener que seguir haciendo lo mismo toda la vida, elijo hacerlas siempre estando enamorada o mejor hacerlo sola o  por supuesto con amig@s, no crees?

Decreté y sigo decretando que voy a tener sexo toda mi vida.

Porque me he dado cuenta que es cuando mejor de ánimo me siento y me veo más guapa, me siento que puedo con todo y hasta los días más duros los puedo sobrellevar. Ojalá y tenga muchas parejas, pero si no ya sé que me valgo yo solita, con juguetes, con mi mano, con imaginación y nunca perdiendo la ilusión, porque sólo depende de mi.

 

por Moni Martinez, nueva integrante del equipo de mkt de meibi

|

Escribir un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados