¿Qué es la Sexualidad Consciente?

Vivía en Los Cabos y en ese momento era Marketing Manager del Fideicomiso de Turismo de Los Cabos. Bah, suena más glamuroso de lo que era. En realidad pasaba la mayor parte del tiempo en Excel, revisando presupuestos y mandando interminables emails. Fue en esos ratos que comencé a pensar “qué más podía hacer con mi vida''. ¿En serio esto es todo lo que hay?, me preguntaba. 

En uno de esos trips mentales dije: “a ver, ¿pa’ qué soy bueno?”. A lo que contesté: “¡pa’ coger!”. Típico que como hombre blanco heterosexual pienses que coges bien (aha). A lo que una voz en mi cabeza me dijo: “wey, por qué no das talleres de sexo tántrico en las bodas que hacen aquí”. Claro, yo me imaginaba con una túnica blanca, pelo largo y barba (que ni me sale) siendo todo un gurú. Y así con ese delirante ego comencé mi viaje en el mundo de la sexualidad. Gracias a/al, “inserte en lo que usted crea”, no pasó mucho tiempo para darme cuenta lo equivocada que estaba mi visión inicial.

Comencé mi camino leyendo libros, viendo incontables horas de video, tomé un par de cursos y sobre todo experimenté mucho conmigo. Sí, mucha, mucha práctica. Durante estos años he pasado por una constante transformación. Lo que pensé me llevaría al estrellato y ser un tipo Osho barato, en realidad estaba siendo un enorme maestro. El camino del  descubrimiento de uno mismo dura toda la vida. Aquí les dejo lo que hasta ahorita he aprendido y cómo lo pueden incorporar en sus vidas.

LA ENERGÍA SEXUAL SE PUEDE CULTIVAR

Según prácticas antiguas, la energía sexual es la energía creativa. Ahí nomás. O sea, es lo que te permite accionar en el mundo, es el impulso que nos lleva a hacer cosas. También está relacionada (obvio) con todo lo que es placentero, comerse un mango, un chocolate, sentir el viento en la piel, rushearse con las sábanas, tener un orgasmo. ¿Les ha pasado que hay días que simplemente se sienten deliciosxs? Bueno pues puede ser que haya una carga importante de energía sexual. 


Esta energía se puede cultivar a través de prácticas de respiración o de movimiento. Cuando estés en una auto-sesión erótica, intenta llevar esta energía más allá de tus genitales, expándela por todo tu cuerpo, tus piernas, tus brazos, tu corazón. Puedes inhalarla llevando la energía por la columna vertebral hasta la cabeza y luego bajándola por el frente y de regreso a tu plexo solar. Ok, ya me fui a términos super hippies aquí, si quieres, sólo expande esa sensación y ve a dónde te lleva. 

LA EYACULACIÓN NO ES IGUAL AL ORGASMO

Sé que últimamente ya se ha hablado mucho de esto, lo cual me da mucho gusto pero es importante reformarlo en este artículo. Hablando en términos generales, las personas con pene estamos más acostumbradxs a relacionar orgasmo/eyaculación que las personas con vulva. 


Mientras que las últimas pueden aprender a cómo buscar su eyaculación, a las personas con pene nos ayuda mucho saber controlar nuestra eyaculación. Este proceso es básico para poder aumentar la energía sexual y no descargarla cuando no queramos. Estamos muy acostumbradxs a tener que “terminar”. La recomendación aquí sería practicar el edging (ver artículo), además de acostumbrar a tu cuerpo a que la eyaculación no es necesaria siempre.


Con la práctica vas a encontrar sensaciones mucho más profundas y poderosas y dirás: “¿neta eso consideraba un orgasmo?”. Las personas con pene atesoramos muchísimo esos 3 segundos al que llamamos orgasmo, esto pasa porque no sabemos que existe algo más. Y para que conozcas más, te recomiendo el libro El hombre Multiorgásmico de Mantak Chia.

LA TÉCNICA ES POCO IMPORTANTE

¿Cómo puedo ser mejor amante? Me preguntan. Está perfecto ver todo el kamasutra y que te pongas a practicar sexo oral con frutas, pero no olvides revisar tus emociones. La sexualidad está posiblemente más relacionada con la parte emocional que física. 


Un encuentro sexual profundo, de esos que nos llevan a otras dimensiones, involucra mucha apertura y vulnerabilidad. Más que nada, es saber que estamos entrando a un lugar seguro donde vamos a poder expresarnos, descubrirnos y si es necesario, contenernos. 


Una bonita práctica es venerarse, saber que vas a compartir con un (x) Dios/Diosa/Diose y que tú también eres unx. Haz del sexo un acto sagrado, una ceremonia. Enciende inciensos, velas, arregla el lugar e incluso pueden comunicarse sus intenciones para la sesión. 


Advertencia: puede que esto no resulte como esperabas, puede que no tengas orgasmos explosivos y te vayas a la luna. Puede ser que emociones reprimidas surjan, que te den ganas de llorar u otros sentimientos “incómodos”, justo eso es lo que lxs invito a permitir. Para mí, la sanación a través de la sexualidad se da cuando le abrimos espacio al sentir.


EL SEXO COMO LO CONOCÍAS DEJA DE EXISTIR

Ya no te interesa el sexo superficial. A superficial me refiero al sexo desconectado, ese donde solo nos masturbamos con la otra persona pero no hay una intimidad real. Cuando trabajamos con nuestra energía sexual se nos abre un mundo nuevo. Ya no vas a querer coger por coger. 


Tus encuentros se van a volver más profundos y vas a experimentar sensaciones que no las vas a poder encontrar en libros, pues son estados muy complicados de poner en palabras. También aprendes con quién quieres compartir tu energía.


LA PRESENCIA ES ESENCIAL

“¡Fuck, tengo tarea!”, “hmm, qué me voy a poner mañana”, “¿estará viendo mis lonjitas?”. ¿Te suena tener la cabeza llena de ideas mientras estás con alguien(es)? La mente nos saca del momento presente y evita la fluidez. Si eres un meditador, sabrás de lo que estoy hablando. 


Practicar la presencia es algo que te ayudará en todas las áreas de tu vida. Por un momento en el día detén ese tren de pensamiento parlanchín que no se calla. Por ejemplo, si estás lavando los platos, enfócate en… lavar los platos. Siente el jabón, el plato, toma consciencia de lo que estás haciendo. Hazlo cuando comas, o cuando tengas una sesión con tus juguetes meibi. Pon atención en lo que está sucediendo, pon atención en diferentes partes de tu cuerpo, en todo él. 

Siempre que te sientas atacadx por una lluvia de pensamientos lo más fácil es regresar a tu respiración. Siente cómo entra y sale el aire de los orificios nasales, eso te regresará a tu cuerpo. De hecho, practicar una sesión de respiración antes de un acto sexual es siempre una buena idea. Esto les ayudará a conectarse y estar más conscientes del lenguaje corporal del otrx. 

La neta me costó trabajo escribir este artículo, porque es un tema muy amplio y hay tantas cosas que quisiera contarles, pero una: les daría mucha hueva leerlo y dos: meibi ya no me invitaría a escribir otro artículo. 

En fin, espero que a alguien le haya servido algo de mi experiencia. Mi intención es que este sea el inicio de una búsqueda. Que si les llamó algo de este artículo, investiguen sobre Tao Sexual o Sexualidad Consciente. Se van a encontrar con un mundo muy bonito que les puede transformar la vida.

Yo soy Miguel Ángel Mondejar Rojo, socio-fundador de Condones Japi. Son condones veganos hechos con amor y nos pueden encontrar en insta como @japi.af. 

A mí me pueden encontrar como @hombredesol y mandarme DM, si tienen alguna duda.

Les mando amor y les deseo mucha plenitud sexual.

|

Escribir un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados