¡Gemir en la cama tiene sus ventajas!

¡Los sonidos que genera un encuentro sexual son una sinfonía de placer! Gemir en la cama puede ser una excelente herramienta para catalizar y canalizar tus emociones y también son excelente forma de comunicar con tu pareja muchas sensaciones que quizás con las palabras no son suficientes.

Pero atención, por favor, no se crean esos gemidos que escuchamos en la pornografía porque ¡son completamente falsos! En la pornografía, nos proyectan esta imagen en dónde la mujer suele ser más exagerada en los ruidos y gemidos, mientras los hombres... son mudos como una tumba.

(Si quieres saber más sobre lo que la pornografía nos dejó, lee más aquí: La pornografía arruinó nuestra cabeza)

La realidad es otra, y recordemos lo que siempre hemos insistido aquí: La sexualidad y cómo la exprese cada persona, es ÚNICA e IRREPETIBLE. Cada persona tiene su propia forma de ser y se traslada lo mismo a un encuentro sexual. Existen personas más extrovertidas que otras, y eso se puede reflejar en la cama…

Pensemos en una fiesta, cada personalidad que esté presente, se ajusta al momento y se expresará y desenvolverá de la manera que cada persona es. Pasa igual en la cama, cada persona se expresará de una manera única.

¡Ojo! No estoy diciendo que una persona que es extrovertida, necesariamente va a ser extrovertida en la cama. Eso ya dependerá de cada quien y de su forma en cómo se sienta y también en el momento en el que esté porque también depende de cada momento, habrá momentos que queremos gritar y habrá otros de menos gemido.

A todo esto...  ¿LOS HOMBRES NO GEMIMOS EN EL SEXO?

Desde la masculinidad que se forjado en esta sociedad, aparece esta imposición tóxica, acerca de las emociones: Los hombres no sabemos expresar nuestras emociones. Se nos permite muy poco comunicar emociones y eso, obviamente se trasladó a las relaciones sexuales. El típico macho es aquel que únicamente es capaz de demostrar cuando está enojado...

Pónganse a pensar y el enojo es la única emoción que se nos permite.

¡No es queja eh! Simplemente es reflejar lo chafa que es vivir en este mundo patriarcal, y debe de cambiar (o bueno, sí es queja, pero es una crítica al machismo en el que vivimos).

Toda esta falta de manejo de emociones, obviamente se trasladó a la cama. Súmenle que la pornografía ha marcado la pauta de como debemos de comportarnos y siendo este portavoz de que el hombre: ni pio mientras coge. Como si supiera perfectamente lo que hace y gemir fuera un acto débil. ¡Patrañas!

Debemos quitarnos esa idea y saber que gemir es una posibilidad, gritar y gemir está permitido en una relación sexual. Que no te vendan la idea de que siempre estamos bien callados, ¡grita de placer! (Por cierto, ¿Sabías que los hombres también tienen un punto g? Lee más)

Y es que, GEMIR TIENE SUS VENTAJAS y te las platicamos aquí:

  • Excelente herramienta de comunicación:

Recuerda que nadie sabe cómo es tu placer y cómo son las formas en las que sientes rico, y cuando te decimos que es importante comunicarte con tu pareja, no siempre tiene que ser con palabras… incluso a veces da flojera hablar en el acto sexual, entonces qué mejor que comunicarlo con una gemido.

Si tu pareja te está tocando deli, quizás con un gemido le puedes decir “tal cual" "ahí me gusta" "sigue así” o "mmmm que rico" son excelentes señales.

  • Expresas emociones que no necesariamente se pueden describir en palabras: 

Como lo decíamos anteriormente cuando hay un encuentro sexual, se mueven muchas emociones y no necesariamente las tenemos que expresar con palabras, entonces, gemir nos ayuda a sacar esa sensación y emociones que nos puede estar generando el placer que estamos sintiendo en el momento. 

  • Reforzador en tu pareja:

Escuchar a tu pareja gemir puede ser una experiencia mega sexy y como te mencionamos atrás, es una excelente manera de comunicar, pero también es un motivador, un reforzador en tu pareja, hace que se emocione y siga haciendo las cosas bien.

¿TENGO QUE GEMIR EN UN ENCUENTRO SEXUAL?

Sí tienes ganas, date, no te reprimas y gime o exprésate de la manera que gustes; pero si no te nace gemir, no te presiones y no pasa nada. No finjas los gritos si no te place. Deja que las cosas fluyan y entre más natural pueda llegar a ser el encuentro, mejor. Recuerda que entre menos "show", menos "performance", mejor.

La idea es disfrutar y disfrutar y entregarse al placer. Y si te dan ganas de gritar... date, libérate y grita de placer.

____________________________________________________

Por cierto, déjanos platicarte del producto que más gemidos ha causado de meibi: 

conejo vibrador meibi janis doble motor

JANIS®, un conejo de doble estimulación que te hará gritar de placer. La doble estimulación, como su nombre lo indica, estimulará dos zonas en tu cuerpo que son muy sensibles: Zona G + Clítoris

Incluso puedes usarlo en pareja, da click aquí para conocer la posición sexual que puedes usar con JANIS® creando una sensación de doble placer, siendo el combo ideal que tu cuerpo necesita para llegar a un gran clímax.

Por Roberto Levy Educador Sexual

|

Escribir un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados