Haru y el masaje perfecto

Los Masajeadores Magic Wand son un Gran Sex Toy

Haru es un masajeador vibrador, y aunque no lo creas la historias de los masajeadores es muy curiosa.

Ya te platicaremos de ella, pero, básicamente, como su nombre lo indica, era un artículo que se vendía como masajeador (porque es un masajeador), lo encontrabas en cualquier tienda y se recomendaba para relajar músculos de deportistas, para un masaje anti-estrés o simplemente para relajarse.

Masajeador magic wand

 

Hasta que a una mujer se le ocurrió ir un poco más abajo, a unas cuantas cuartas más abajo del ombligo y descubrió que esas poderosas vibraciones se sentían demasiado bien en la vulva y ni qué decir en el clítoris, por lo que esta mujer se encargó de correr el rumor y las ventas ¡Pum!

Así que esto lo convierte en un juguete erótico mega versátil, con muchísima capacidad de brindarnos placer y es por eso que te traemos....

5 maneras para sacarle provecho a Haru, tu masajeador de meibi:

1. Masajea tu cuerpo:

Úsalo para lo que se hicieron, recibir un delicioso masaje y no necesariamente tiene que ser sexual.
¿Hiciste ejercicio y quieres relajar músculo? Haru al rescate.
¿Estuviste todo el día en la compu y te duele el cuello? Haru al rescate.
¿Dormiste medio chuecx y la espalda baja te está matando? Haru al rescate.
Y así nos podríamos ir con miles de ejemplos, y es que la cabeza de micrófono de estos juguetes, hace que las vibraciones se repartan en grandes cantidades.

Disfruta de estas 5 maneras para poder usar con tu Haru de meibi. ¿Ya lo tienes? Cuéntanos, ¿Cómo lo usas? Nosotras ya te habíamos recomendado: Haru y el masaje erótico de pareja perfecto.

 

Haru, masajeador vibrador

 


2. Intenta Edging

Ya habíamos tenido un talk sobre Edging consiste en acercarte lo más que puedas al climax, y después, justo antes de llegar al orgasmo, te detienes y alejas los toques fuera de tus genitales (o cualquiera que sea la zona de tu cuerpx que te hace llegar). Es decir, a medida que te acerques al orgasmo, aléjate del clítoris o el pene para dejar que la excitación se disperse. Una vez que pasando esto, volver a empezar y repetir esto, hasta que después de unas 3 veces, explotarás con un gran orgasmos, ya verás. Vale la pena intentarlo.

Y resulta que nuestra amiga y sexóloga Andi Martín del Campo, en sureview de Haru, nos brinda la grandiosa idea de usar esta técnica para controlar tus orgasmos con Haru. 


3. Úsalo para el sexo oral

Okay, le estás haciendo sexo oral a tu pareja y notas que tienes una mano libre, tomas a Haru y mientras chupas los labios de tu pareja, colocas a Haru en su clítoris. O si tu pareja tiene pene, mientras chupas sus testículos, con Haru puedes estimular el frenillo de su pene o la zona del perineo. Otra gran opción (para personas con vulva) y aprovechando que ya estás abajo, es: mientras que tus dos dedos los introduces a su vagina y estimulas el punto g de tu, alternarás a Haru y tu lengua para jugar con el clítoris de tu pareja (daaaaamn, ya se me antojó).

Por cierto, les invito a que revisen el meibisutra, donde compartimos posiciones sexuales para darte ideas de cómo usarlas en pareja.


4. Previo al sexo anal

El ano es una área de muchísimo placer, pero que necesita de mucha relajación y colocar a Haru justo en el borde del ano, hará que con sus vibraciones logre empezar a la dilatar el ano y hacer que se prepare para poder introducir algún juguete, dedos, pene, etc.

Btw, chequen las opciones de placer anal que tenemos para ti. Y si te llama la atención iniciarte en el placer anal y no sabes muy bien cómo... revisa esta guía de: Guía Básica Para Iniciarte En El Placer Anal.


5. Viaja con Haru

Colecciona orgasmos en los lugares que visitas, Haru tiene la ventaja de que por su forma, realmente nadie sabe qué es ni para qué funciona. Por lo que lo convierte en un juguete extremadamente discreto. La idea de viajar con juguetes sexuales puede ser demasiado sexy y algo que sin duda tienes que agregar a tu bucket-list. 

#vibrabonito

|

Escribir un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados